arrow-37061_640 (1)Cuando falla alguno de estos elementos las metas que nos proponemos en la vida se retrasan e inclusive no se llegan a cumplir. Estos cuatro elementos los puedes utilizar en cualquier aspecto en tu vida, ya sea profesional o personal en todas las áreas de tu vida.

Una buena planificación y saber a dónde se quiere llegar es fundamental. No te voy a explicar de como planificar, organizar tus tareas o tu vida para conseguir lo que deseas, sino te voy explicar algo más profundo de como funcionamos todos los seres humanos, y que en algunas ocasiones falla uno de estos elementos.

Pues bien, estos elementos son básicos pero a la vez profundos y que son aplicables a todos los aspectos desde lo básico hasta lo más complejo. Son los siguiente.

Primer elemento. El deseo (La emoción)

Todos nos movemos por deseos, una veces son auténticos y entras ocasiones son inculcados o influenciados. Los deseos  que están influenciados o inculcados son los transmitidos por  el exterior, esto nos aleja de lo que realmente somos, de nuestra propia autenticidad.  Y generalmente se alcanzan antes los deseos inculcados que los auténticos.

Los deseos auténticos son los que hay mas “quiero” que “tengo”. Nacen desde una pasión constante, no momentánea, donde la ilusión se va renovando, el tiempo fluye, te conecta con algo autentico de ti. Los “tengo” son obligaciones. Implementa  más en tu vida los “quiero” , dándote el permiso para ser desde tu autenticidad.  Esto se descubre cuando se trabaja con uno mismo, se descubre tanto las habilidades y virtudes, como la parte de sombra que todos tenemos, las dificultades. No hay que ser superhéroes sino humanos, aceptándose y valorando.

Todo proyecto si no hay un deseo autentico no se alcanza, tiene que conectar con algo tuyo, tu vocación real, tu forma de ver la cosas y querer vivir la vida. Estamos muy condicionados y poco a poco tenemos que ir desprogramando todos esos condicionante.

Segundo elemento.  El pensamiento (La mente)

Nuestra mente es una parte de nosotros que puede ser aliada o enemiga. Los pensamientos de incapacidad, negatividad es lo que hace que el deseo por muy auténtico que sea se frustre.

La mente es la “loca de la casa” que donde nos aparece miles de pensamientos, recuerdos, que la mayoría son improductivos.  Y tenemos que aprender a “domar” , controlar esos pensamientos, dirigirlos de forma efectiva. Esto se hace con práctica y con mucho ejercicio. Es cuestión de mucha práctica.

La mente es la que nos mantiene focalizados y centrados en conseguir lo que deseamos, aprendiendo a controlar esos pensamientos que nos incomoda o perturban.

La mente es un sitio donde planificamos, nos hacemos el diagrama las diferentes acciones. Es poner orden a ese deseo para saber que necesitamos hacer, que tenemos como recursos y habilidades en estos momentos y que necesitamos aprender y conseguir conocimiento nuevo para alcanzar nuestra meta.

Tercer elemento. La acción (Lo energético)

Podemos desear muchas cosas, planificar otras cuantas, escribir nuestros deseos, plasmarlos en PowerPoint , hacer un ritual mágico si somos muy esotéricos, pero si no te pones en acción no consigues nada. Todo lo anteriormente si funciona porque te sirve de refuerzo,  de conectar con tu propia energía.

Ha tenido mucho éxito todo lo relacionado con “El Secreto”, algo que para muchos herméticos, esotéricos, incluso físicos cuánticos. Pero se ha vendido o mal interpretado que con solo el deseo y el pensamiento (visualización) se consigue todo en la vida.  Le faltaba algo que parecía más secreto y que es obvio. La acción.

Es simple. Poner en acción tu plan de acción, aprender de la experiencia para modificar ese plan de acción. Es moverse, utilizar tu propia energía personal y plasmarla en acciones concretas.

Cuarto elemento. La concretización (Lo material)

Si realmente deseas algo en la vida, lo ordenas y planificas, y te pones en acción siendo persistente y constante sin abandonar, conseguirás resultados.

En la materialización de metas, en algunas ocasiones uno se encuentra con algo de frustración porque esperaba una cosa. Un consejo, cuantas más expectativas pongas, seguramente la frustración en menor o mayor medida este cerca. Es bueno abrirse a las posibilidades.

Recuerda que es mejor intentar que dejar de hacerlo, al menos ganas experiencia.

Pero si lo has conseguido, disfrútalo, compártelo, date un premio, un homenaje por conseguir lo que deseabas.

 

Es así de simple como funciona la vida, y conseguimos desde lo más pequeño, hasta lo más grande.  Todo empieza por un deseo, por organizar y trazar un plan, ponerse en acción, y disfrutar el resultado.

 

José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto personal como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER AQUÍ  *****

 RECIBE EL NEWSLETTER

 

Share