Por Verano y mil tormentas.

Por Verano y mil tormentas.

Cuando lees el título del artículo ¿Qué te viene a la cabeza? o mejor dicho ¿Quien te viene a la cabeza? Seguramente lo primero una persona o personas,  o también  te vino a la mente tu propia presencia.

Pues me refiero con este artículo a la propia presencia, a uno mismo. Quizás para algunas personas pueda parecer egocéntrico. Pero déjame que te cuente un aprendizaje de mi experiencia personal que tal vez te haya pasado.

En la vida en ocasiones bien porque uno lo elige consciente o inconscientemente, o bien las circunstancias de la vida te llevan a ello como medio de aprender algo en la vida, o seguir amargado y vacio.

En esa soledad buscada o no, aunque siempre hay algo de mezcla de ambas, surge la necesidad de llevarse bien con ella, eso quiere decir llevarse bien con uno mismo.

Cuando no te llevas bien con esa soledad, te conviertes en lo que yo llamo y he caído en ello “un vagabundo emocional” donde te vendes, o mejor dicho, mal vendes y en este caso al peor postor.

Yo te pregunto  y que también me hecho  a mis mismo. ¿Qué beneficio tienes estar por estar con personas que no te valoran realmente? ¿Qué beneficio tienes de estar con personas que a veces te incluyen o no cuando les apetece o vete tú a saber? ¿Qué beneficio tienes de estar con quien en el fondo te sientes vacio? Creo que ninguno,  por lo menos a mi no me trajo ninguno. Bueno, solo vacio, desilusión, y sentirme como una piltrafa.

Y no quiere decir que ahora solo con uno mismo, y no querer amistad ni pareja con nadie. Ni mucho menos. Toca elegir desde la valoración de uno mismo, de no solo dar, sino también recibir, de dar más importancia a uno mismo que al que menos te da, o no es merecedor de tu presencia.

La base es aprender a disfrutar de tu propia presencia. Y esto se consigue desde la valoración, la autoestima, la aceptación de tus defectos y virtudes, y descubrir quién eres realmente.

Y aunque te toque momentos de estar en soledad, aprender a disfrutar de quien eres, de lo que te gusta es fundamental . Es como si tuvieras al mejor invitado en tu casa, y ese eres tú.

Y por supuesto aprender a disfrutar con otras personas, pero ahora con otro tipo de relaciones de amistad y pareja más autenticas.

Cuando empieces a valorarte, a quererte como eres, a disfrutar de tu presencia, las personas adecuadas irán apareciendo.  Serás alguien que admiren y respeten, porque tú te admiras y respetas.

Eso si valórate desde la humildad, sin caer como yo digo en una autoestima, o imagen irreal. O en otras palabras caer en el narcisismo. Acepta tus defectos, y exprésate desde tus virtudes, desde lo autentico de tu ser más genuino.

Tampoco caigas en las comparaciones. Siempre son odiosas, ya que se utilizan bien para desvalorizar al otro, o desvalorizarse uno mismo.

Este articulo es  para ayudarte  a ser consciente, que reflexiones y empieces a abrir un proceso que disfrutes de tu propia presencia y de la presencia de otras personas que se lo merezcan. Si yo puedo tu puedes.

Si necesitas ayuda para disfrutar más de tu presencia, tener autoestima, descubrir y desarrollar tus talentos, ponte en contacto conmigo.

José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto personal como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER AQUÍ  *****

 RECIBE EL NEWSLETTER

Share