por Lisandro M. Enrique

por Lisandro M. Enrique

El ser humano por regla general nos cuesta dejar marchar no solo personas y cosas,  sino también objetos, aunque es verdad hay personas que le es más fácil los cambios, pero aún cuesta un poco. El ser humano y todas las especies vivas son seres de costumbres y hábitos.

Voy a contar una breve historia personal. A mí me gusta coleccionar fascículos coleccionables, sobretodo de idiomas, viajes, culturas. Inclusive el ritual de ir todas las semanas al kiosco o tienda de prensa a comprar el fascículo de esa semana. Casi nunca lo pido por correo o me suscribo, prefiero adquirirlo directamente.

Últimamente tengo la necesidad de limpiar muchas cosas en mi vida, de dar entrada a nuevas cosas. Es una sensación de que muchas cosas y personas han cumplido igualmente que yo con ellas su función.

Una de esas cosas que hoy estaba limpiando para reciclar es un curso de inglés que empecé la colección pero por razones personales no terminé, y que me ha dado pie a escribir este artículo.

DSC_0001

Este curso ha estado muchos años guardado en mi casa, lo he utilizado y he pensado muchas veces terminarlo, pero ya no lo editan, y no he localizado  números atrasados. Y hoy tocaba esta parte para limpiar y llevar a reciclar.

Pensé que al quedar pocos números de fascículos, podía venderlos a quien les faltara y necesitara los que yo tenía. No he conseguido venderlo a nadie, además que lo llevé a una tienda de segunda mano y me dijeron que al estar incompleta era difícil e imposible  que ellos lo vendieran. Era lógico. Lo único que se me ocurrió era mejor reciclarlo.

DSC_0002

Hoy al separar las caratulas, los cd´s y dvd´s, y todo el plástico, me dio por reflexionar al ver que era una pena tirarlo por lo bien preparado que estaba, el diseño, y el contenido que era bueno, pero era incompleto, por lo tanto no podía cumplir su función.  Entonces cuantas veces no dejamos marchar, no damos por terminado a situaciones, personas y cosas que realmente es como algo inerte, no nutre, ya no es necesario, quizás solo complica y ocupa un lugar para dejar entrar a lo nuevo.

Cuantas veces no dejamos marchar, no damos por terminado a situaciones, personas y cosas que realmente es como algo inerte, no nutre, ya no es necesario

Bueno, por lo menos se recicla  para que se convierta en algo útil y con los materiales se puedan hacer otras cosas que si sean útiles. Nada muere, solo se transforma.

En ocasiones cuesta y más si son relaciones y situaciones dejar marchar, dar por finito, pero tarde o temprano bien forzado o de forma natural como  parte de la vida, del ciclo personal, de la evolución de una persona, hay que dejar marchar, ya que si no se estanca y no hay progreso.

El cambio forma natural como  parte de la vida, del ciclo personal, de la evolución de una persona

Cuando llegue el momento bien de forma natural o forzado el decir adiós, se agradecido. Agradece las experiencias, lo aprendido, disfrutado, porque eso es lo que se quedara en tu corazón y alma. Recuerda con alegría, nunca con nostalgia, siempre hay cosas nuevas, ni mejores ni peores que o a quien echas de menos, si no oportunidades en el presente de enriquecerte, de disfrutar, evolucionar.

 Agradece las experiencias, lo aprendido, disfrutado

 Recuerda con alegría, nunca con nostalgia

 Siempre hay oportunidades en el presente de enriquecerte, de disfrutar, evolucionar.

 

Es normal que en una despedida de alguien, te sientas triste, llores, eches de menos su perdida. Es el proceso del duelo. Lo superaras cuando recuerdes a ese alguien, a esa persona especial y te haga sonreír, tu corazón se inunde de alegría y agradecimiento.

El buen recordar sin nostalgia es cuando te salte una sonrisa, alegría y agradecimiento en tu corazón y continuar con tu vida

Claro está que con las cosas que  te desprendes no tengas el proceso del  anterior  párrafo  que he escrito.  Si es así, entonces hay un problema serio.

 José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto profesional como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER *****

 

 

Share