En meditacion-el-observadorla sociedad en que vivimos, sobretodo en occidente, estamos acostumbrados a estar siempre activos, hacer algo, llenarse de actividades, estar ocupados sino es improductivo y sería perder tiempo. Pero en algunas ocasiones los momentos de parar esa frenética vida, llena de actividades que en ocasiones no te llevan a nada concreto, se hace necesario. Y esa necesidad de darnos tiempo de reflexionar,  la frustramos, o la dejamos para otro momento, cuando es improductiva.

Está claro que si tienes obligaciones laborales o profesionales que no puedes cambiar ni dejar de atender, tienes que atenderlas  si o si, pero después de realizar esas actividades que no puedes cambiar ¿Qué haces? ¿Cómo das rienda suelta a esa necesidad de parar en la vida?

En esa necesidad de parar, siempre la alimentamos con otras actividades que son improductivas, y no hacemos caso a nuestro interior, a algo dentro de nosotros que nos pide atención, reflexión, orden, descanso, o simplemente cuidarnos.

Esa necesidad te está pidiendo que es necesario que conectes con tu interior, que resuelvas algo que te está haciendo mal en tu vida. En muchas ocasiones es porque hay algo que estás realizando mal, enfocando de forma equivocada, y te tienes que plantear otras formas o modificar ciertos aspectos de tu vida.

Cuando damos rienda suelta a esa necesidad, se convierte en improductiva cuando haces una de las siguientes acciones. Estás acciones no son buenas o malas, sino equivocadas cuando hay algo de ti y de tu vida que no está funcionando o no vives como quieres vivir, entrando  en un círculo vicioso que se hace cada vez más pesado, eliminando las ganas por la vida, la ilusión y la alegría. Son las siguientes:

  • Ver la televisión. Es una forma de desconectarnos de la realidad, de dejar de conectarnos con nosotros mismos. Dejando pasar la posibilidad de atender a esa necesidad de cambiar o prestar atención a algo que no va bien a tu vida. Cuando finalices de ver la televisión, tu vida seguirá mal, y no habrás aprovechado ese tiempo para reflexionar y poner soluciones.
  • Ir de compras.  Es otra  forma de escapismo de tu propia realidad, es buscar algo externo para sentirse bien. Lo único que vas haces es seguramente comprar algo que no necesitas en la realidad, aunque pienses lo contrario. Ir de tiendas o a un centro comercial no es buena forma para reflexionar, poner orden en tu vida, y cambiar algo que no funciona en ella .
  • Internet.  Ver videos en youtube por ver y pasar el rato, navegar por páginas, estar en las redes sociales sin sentido, pueden ser una pérdida de tiempo cuando tienes que solucionar algo de tu vida. Y más si ves noticias negativas, comentarios y publicaciones en redes sociales que alimentan tu rabia, desesperación, tristeza, y descontento.

Hay otras más que son solo parar para desconectar de la realidad, de tu propia realidad y tapar algo que necesita ser atendido. Si en tu vida todo es correcto, eres feliz, y lo único es descansar, pues no está mal las actividades anteriores.

Y qué actividades serían correctas para esa necesidad de parar, darte tiempo para interiorizar, reflexionar, poner orden en tu vida y solucionar lo que no funciona.  Por ejemplo, práctica meditación, mira videos que te inspiren, lee libros, ves a conferencias, únete a grupos  de crecimiento personal, conversa con personas positivas, con sentido emprendedor que busquen soluciones, que te inspiren.

Hay actividades que yo práctico para conectar con mi interior que son muy cotidianas, y que en otros artículos te las iré mostrando.

José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto personal como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER AQUÍ  *****

 

 RECIBE EL NEWSLETTER

Share