image004En la vida de una persona según sus circunstancias puede tomar decisiones que luego se puede arrepentir, porque una vez tomadas ves que no era lo que esperabas, o te habían contando, vendido, ofrecido. O bien descubres que no es lo tuyo, que tomaste la decisión desde la desesperación para encontrar una salida a un problema en tu vida.

Cuando nos damos cuenta que hemos tomado una decisión y vemos que tenemos que echar marcha atrás, rectificar, o simplemente no continuar con el camino que tomamos y hacer un cambio antes que sea demasiado tarde, puede que  en medio estén otras personas que has conocido, y nos surja el qué dirán o pensaran, o imaginar que no quedaremos bien, plantéate y reflexiona en lo siguiente que te quiero contar.

En ocasiones cuando en esa situación hay otras personas que no les va a gustar tu decisión, te tienes que plantear varias preguntas. Una de ellas es si esa retirada está lo suficientemente justificada, si atenta contra tu integridad, valores, principios. Y más si has visto algo que en un futuro puede crearnos un problema o una complicación.

Bueno, y la pregunta que te tienes que hacer es, por qué no les va a gustar tu decisión de retirada a otras personas. Si la respuesta es por interés, no te importe mucho  lo que pensarán, ya que como se suele decir en España “por interés te quiero andrés” si es pleno interés porque sacan algo de ti, por ejemplo dinero, y para ellos eres un billete monetario, desde luego no merece la pena ni justificarte, ni aguantar en esa situación que te complica la vida.

Por eso, si hubo algo de la situación que no te gustó, ves cosas que te mosquean, te alertan y encima si hay personas por medio que lo único que les interesa es tu billetera, no te de pena, coraje, timidez, vergüenza, en rectificar, cambiar. Ante todo protégete, cuídate, se integro.

Todos tomamos decisiones a la desesperada en ocasiones cuando la vida se complica, hay dificultades muy serias, que nos podemos arrepentir si no rectificamos a tiempo., somos humanos y en ocasiones como se suele decir “la carne es débil”. No te avergüences, y más en esta sociedad que cada vez hay tanto sinvergüenza,  cara dura, aprovechado, corderito disfrazado de lobo, y los que están como yo digo abducidos aunque en el fondo sean buenas perronas, solo que se han vendido al diablo, seguramente empezaron a tomar decisiones desde la desesperación o lo supuestamente fácil y ahí se han quedado. Estos últimos son verdaderas víctimas que tarde o temprano despertaran de su abducción.

Por eso no te de coraje, timidez, vergüenza rectificar. Y como yo digo “ante tanto sinvergüenza y demás especie, se me está yendo la vergüenza, es decir la timidez”  Y más si mi integridad, valores, principios y ética, y seguridad en mi vida se ven en peligro.

José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto profesional como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER *****

Share