Creado por jlcernadas

Creado por jlcernadas

Quiero contarte una anécdota que he vivido hoy donde al dejarme fluir con lo que sentía, siendo flexible en mi plan diario de trabajo, es decir, en mi planificación semanal de objetivos y metas, ha surgido una causalidad, una sincronía y un para que. Pero antes te quiero aclarar ciertos puntos.

Primero, para sincronizar antes uno tiene que limpiar, que aprender a conectarse consigo mismo, ir resolviendo patrones aprendidos que dificultan la vida, y volver a ser el que uno es realmente. Si no ocurre esto primero y uno va puliéndose, esas sincronías que pueden aparecer pasan desapercibidas, estamos distraídos y no conscientes.

Segundo, las cosas no ocurren porque si de forma mágica. Cuidado con el error del pensamiento mágico siendo pasivos y esperando sin hacer nada. Todo es energía, pero hay que aprender a sincronizar, activar, dominar cada acción situación teniendo una estrategia. Es importante tener un equilibrio entre lo puramente racional y espiritual. En el equilibrio está la virtud. La magia de la vida ocurre cuando con nuestro arquetipo de El Mago interior,  aprendemos a descubrir nuestros talentos y recursos, cuando estamos centrados en el aquí y ahora, y aprendemos con la experiencia.

Pues bien, no es que me haya vuelto en un superhombre, un gurú, y conseguido la iluminación, nada de eso, sino en una persona en plena y continua transformación, donde aprendo de mi mismo, me conozco cada vez mejor, utilizo mis recursos y talentos, y soy fiel a mis valores humanos. Es más sencillo pero a la vez enriquecedor donde me separo de lo que realmente no soy, me han inculcado, programado. No es una tarea fácil  ni mágica, pero cuando uno avanza, el trabajo y la evolución es más fluida.

Bueno, ahí va la anécdota. Hoy lunes estaba trabajando con mi planing semanal de actividades. Tenía las actividades para hacer tanto por la mañana como por la tarde. Pero no arrancaba, aunque hacia las actividades, pero había algo en mi interior que me pedía otra cosa, algo que era de más contacto con personas, salir, moverme. Si he aprendido a ser flexible con mi planing, lo importante es que se llegue al objetivo.  Y las actividades de la mañana se pueden hacer por la tarde.

Y entonces he dado rienda suelta a esa necesidad de salir, contactar con personas, moverme. En mi planing tenía una actividad programada para hacer por la tarde que era salir a dejar unos folletos y tarjetas en varios sitios.  Era la actividad ideal para dar rienda suelta a esa necesidad que me estaba impidiendo ser productivo.

Pues, preparé los folletos, las tarjetas y me dispuse a salir a repartir en el sitio que siempre dejo información de mis servicios, y cuál es mi sorpresa cuando estoy dejando mis folletos y tarjetas cuando escucho que alguien me llama por mi nombre. Era una antigua amiga y compañera de profesión que hacía muchos años que no veía y he pensado mucho en ella.

Lo curioso que ella y su marido vinieron para hacer unos trámites en una seguradora cerca y se les ocurrió pasar a la tienda donde me encontraron. Yo la dije que era casual porque tenía pensado venir  por la tarde en lugar por la mañana, que sentí el impulso de tenía que acercarme si o si.

El para qué del encuentro es porque tengo un proyecto donde participa otros profesionales y había  pensado en ella, pero lo fui dejando al no saber nada de ella y perder el contacto.   Inclusive la conversación con ella me hizo plantear mucho las cosas, y ver si estoy en el buen camino de mis proyectos.

A esto se llama sincronía y fluir con la vida. Es posible conseguirlo, solo hay que trabajar y desearlo de forma ardiente, no solo quedarse en el deseo y en lo mental.

José Navarro

***** Para recibir consejos, ideas, recursos, artículos y vídeos  que te ayuden a mejorar tu vida tanto profesional como profesional, SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER *****

Share